Técnicas quirúrgicas y especiales

Facoemulsificación

Es la técnica actual de elección para la cirugía de catarata. Se trata de una intervención que se realiza, salvo excepciones, bajo anestesia tópica (gotas de anestésico) y dura unos diez minutos. Se realizan dos incisiones de aproximadamente 2 milímetros la de mayor tamaño a través de las cuales se introducen los instrumentos. Primero se realiza la capsulorexis, extracción de un tapete circular en el saco capsular que contiene el cristalino, a través del cual se irá diluyendo la catarata mediante ultrasonidos y se irá aspirando ayudándonos de manipuladores. Finalmente se introduce una lente intraocular plegable y se cierran las incisiones mediante una hidratación que provoca un edema transitorio que las autosella sin sutura.

Las complicaciones en esta técnica son poco habituales pero no inexistentes. La más frecuente es la rotura del saco capsular con la posibilidad de caída de restos de catarata al espacio vítreo (que obligará a realizar una vitrectomía para su extracción en ese momento o diferida otro día) y en ocasiones la imposibilidad de implantar la lente en su lugar habitual teniendo que recurrir al implante de lentes específicas para estos casos.

La recuperación tras una cirugía de catarata mediante facoemulsificación ocurre en pocos días aunque tendrá que realizar un tratamiento con colirios y tener algunas precauciones durante un mes.

facoemulsificación de catarata

Cirugía extracapsular de catarata

Es la cirugía clásica que se realizaba antes de la aparición de la facoemulsificación. Hoy en día, aunque de forma excepcional, hay casos en los que hay que realizarla porque no se pueda con ultrasonidos, como en cataratas de dureza extrema con corneas delicadas que no soporten los ultrasonidos.

Se realiza una incisión amplia a través de la cual se extrae el cristalino sin disolver. Esto conlleva mayores riesgos quirúrgicos y mayores defectos de refracción final (principalmente astigmatismo), así como un postoperatorio más largo y molesto al precisar de suturas. En cualquier caso, realizada por oftalmólogos con experiencia, los resultados son muy buenos, sobretodo teniendo en cuenta de que partimos de ojos con cataratas muy avanzadas con muy baja visión (generalmente visión de luz y bultos), lo que hace que la mejoría de la visión sea enorme.

cirugía extracapsular de catarata

El láser de femtosegundo es uno de los últimos avances en cirugía de catarata. La cirugía de la catarata en sí sigue realizándose mediante facoemulsificación pero el láser realiza algunos de los pasos que sin esta técnica se realizan de forma manual, como son las incisiones, la capsulorexis y el corte del núcleo en pequeños fragmentos de más fácil manipulación. El láser permite asegurar la perfección en el diseño y realización de estos pasos, evitando la variabilidad y las posibles imperfecciones de la técnica manual. En manos de un oftalmólogo experimentado los resultados con la técnica manual son suficientes y equiparables al láser, aunque en casos en los que se necesita de una precisión extra, como en las lentes multifocales, o en casos de especial complejidad, como cristalinos subluxados o cámaras muy estrechas, disponer de este láser supone una ayuda muy estimable.

Cirugía catarata asistida por láser femtosegundo

La cirugía del vítreo puede realizarse por dos motivos. El primero de ellos es la pérdida de transparencia del mismo (hemorragias, inflamaciones o infecciones), y el segundo como vía de acceso para llegar a la retina y solucionar los problemas de ésta (desprendimiento, patologías maculares, etc).

La vitrectomía consiste en la eliminación del vítreo y la reparación de las lesiones retinianas existentes. Se realiza a través de 3 incisiones de muy pequeño tamaño a través de las cuales se introducen los instrumentos necesarios. Al finalizar la cirugía, en la cavidad donde estaba el vítreo se deja un sustituto que puede ser suero, aire, gas o aceite de silicona. Las incisiones en muchos casos son autosellantes y no precisan sutura. En función de la patología por la que se realice la vitrectomía puede que se le indique al paciente que tome una postura determinada (boca abajo o de lado) durante los días siguientes a la misma. La recuperación completa tras la cirugía depende de la patología tratada, pero puede durar entre 1 y 3 meses.

En muchas ocasiones se realiza de forma conjunta la cirugía de catarata, denominándose en ese caso facovitrectomía.

Facovitrectomía 27g

La válvula Express es un dispositivo que se implanta para el tratamiento del glaucoma que no puede controlarse con colirios. Es una pequeña válvula que comunica la cámara anterior del ojo con el espacio subconjuntival, permitiendo la salida de líquido intraocular y disminuyendo así la presión del ojo. Existen varias técnicas para el tratamiento quirúrgico del glaucoma, siendo la válvula Express una técnica muy apropiada para una cirugía combinada con vitrectomía o implantes de lentes secundarios en ojos con patologías asociadas.

Implante de válvula Express

La inyección intravítrea es un procedimiento para administrar directamente los medicamentos en el interior del ojo, con una difusión y efecto máximo sobre la retina.

Pueden administrarse distintos tipos de medicamentos, como antibióticos para casos de infecciones graves, antiangiogénicos para patologías neovasculares de la retina como la DMAE, la trombosis y el edema diabético, o corticoides para patologías inflamatorias de la retina.

Se trata de un procedimiento indoloro que se realiza bajo anestesia tópica (colirios) y en condiciones de máxima higiene (quirófano o sala estéril). La recuperación es inmediata y no precisa de preparación previa ni medidas posteriores salvo un colirio antibiótico y medidas básicas de higiene. El proceso duras escasos minutos y el paciente puede continuar con su vida habitual manteniendo sólo algunas precauciones básicas.

Inyección intravítrea de Lucentis

Inyección intravítrea de Ozurdex